INICIO/HOME | MAPA |
ALBUM DE FOTOS | LIBRO DE VISITAS | FORO DE DEBATE | DEJA TU MENSAJE |

CALALBERCHE.ORG
Ecología y Medio Ambiente
Noticias, consejos y tendencias.

QUIENES SOMOS
AGENDA VERDE Y OTRAS ACTIVIDADES
EL RIO ALBERCHE
CAMBIO CLIMÁTICO:¿Realidad o ficción?
EL CODEX
CALALBERCHE INFORMACIÓN
CONTACTE CON NOSOTROS
ENCUESTA

ENCUESTA

¿Cómo valoras el estado del Medio Ambiente en Calalberche y su río?

 Muy bueno

 Bueno

 Regular

 Malo

 Muy malo

Ver resultados

La Desertificación Y Erosión del suelo

  Consenso científico sobre el cambio climático     
  CAMBIO CLIMÁTICO (Archivo 2007/08)     

edf40wrjww2TABLA1:B41



Tu Página de Inicio ecoestadistica.com


05/08/09: DESIERTOS, ¿CADA VEZ MÁS VERDES? 

Ayisha Yahya-BBC

-Se da por hecho que el calentamiento global podría provocar una expansión de los desiertos del mundo. Sin embargo, algunos científicos vaticinan lo contrario: un escenario en el que, paulatinamente, el agua y la vida se apoderan de estos espacios áridos. Estos expertos creen que las enormes regiones secas, como por ejemplo el Sahara, podrían prontamente verse reducidas.

La evidencia es limitada y aún no es posible llegar a conclusiones definitivas, pero imágenes de  satelite recientes del norte de África parecen mostrar el retroceso en algunas regiones del Sahara. Es posible que un aumento en las precipitaciones sea la causa.

Farouk el-Baz, director del "Centre for Remote Sensing", de la Universidad de Boston, en Estados Unidos, cree que el Sahara está experimentando una transición hacia condiciones más húmedas.

"Aún no está verde. Pero el desierto se encoge y se expande en relación a la cantidad de energía que la Tierra recibe del Sol, y esto en una lapso de miles de años", le dijo el-Baz a la BBC.

"El calentamiento de la Tierra genera una mayor evaporación de los océanos, y esto a su vez provoca más precipitaciones", agregó el experto.

EN EL TERRENO

Pero lo que para muchos resulta difícil es reconciliar lo que muestran las imágenes satelitales con lo que se ve en el terreno. Mientras los expertos debaten cómo el calentamiento global afectará a las regiones más pobres, la gente reacciona a su manera.

Las sequías que se han producido en las últimas décadas han empujado a las poblaciones nómades y a los campesinos hacia las ciudades. Estos movimientos de gente indican que los patrones climáticos se están tornando más secos.

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) advirtió recientemente que el aumento de las temperaturas podría generar una reducción en la producción agrícola del oeste africano de un 50% para 2020.

Pero las imágenes satelitales de los últimos 15 años parecen mostrar una recuperación en la vegetación del sur del Sahara, a pesar de que el estado del cinturón del Sahel, la sabana tropical semi-árida al sur del desierto, sigue siendo frágil.

La fragilidad del Sahel puede haber sido exacerbada por la tala de árboles, el manejo inadecuado de la tierra y la subsecuente erosión del suelo.

NAMIBIA

La idea de que los desiertos se están reduciendo está respaldada por una serie de estudios llevados a cabo en el desierto de Namib, en Namibia. Ésta es una región con un promedio de lluvias de 12 milímetros por año, una cantidad que hace que el terreno sea definido por los científicos como "hiperárido".

"Si esto se debe a los cambios globales o es una tendencia, es difícil de saber, pero es cierto que hemos experimentado temperaturas elevadas a niveles récord."

Joh Henschel, director de Gobabeb

Los expertos han hecho mediciones de las precipitaciones en la región durante los últimos 60 años. El año pasado, el centro de investigaciones locales Gobabeb registró una caída de 80mm. de lluvia.

En la última década el río local, seco durante la mayor parte del año, ha registrado inundaciones récord. Todo esto ha coincidido con un récord de temperaturas elevadas.

"Si esto se debe a los cambios globales o es una tendencia, es difícil de saber, pero es cierto que hemos experimentado temperaturas elevadas a niveles récord", señala Joh Henschel, director de Gobabeb.

FLUCTUACIÓN

Según Mary Seele, también de Gobabeb, los "desiertos y las zonas áridas tienen patrones de lluvias extremadamente variados".

"Hace falta mirar los registros de cientos de años para decidir si una región se está tornando más verde o más seca. Durante los últimos años han caído más lluvias de lo usual. Hay aún una mayor variabilidad en las precipitaciones y los climáticos en relación al pasado".

Si bien está ubicado en la costa atlántica, la lluvia que cae en el desierto de Namib proviene del Océano Índico. Por tanto, es difícil explicar un aumento en las precipitaciones sin aceptar que el aumento de las temperaturas a nivel global están causando cambios en los patrones establecidos.

Lo que estos científicos están tratando de dilucidar es en qué medida el cambio se debe a la acción del hombre o a la fluctuación natural.

Fuente: BBC Mundo

  05/02/2008

El hombre, responsable número uno de la desertificación

desertification_utchinson.jpg© UNESCO/Nantet, Bernard
La desertificación aumenta año tras año, en particular en los países en desarrollo. Sus efectos no son irreversibles, a condición de que se actúe rápido. Ésa es la opinión del profesor Charles Hutchinson, director de la Oficina de Estudios sobre tierras secas de la Universidad de Arizona (Estados Unidos), colaborador habitual de la UNESCO.

Pregunta: En general, se suelen asociar las nociones de desierto y desertificación, ¿podría explicarnos qué diferencia ve entre ambas nociones?

Respuesta: Los desiertos son fenómenos naturales relacionados con el clima de la tierra. Es el caso del Sáhara, del desierto de Gobi, en Asia Central, o del Takla Makan, en China Oriental. Algunos sostienen que en los desiertos no puede producirse desertificación, salvo en los oasis, puesto que los desiertos están de por sí desprovistos de vida vegetal y animal. En cambio, la desertificación afecta a las zonas adyacentes, semiáridas y sub-húmedas y, en gran parte, es resultado de la actividad humana.

La sequía no es la única culpable de la desertificación, ¿cuáles son sus otras causas?

Las tierras semiáridas son relativamente secas, pero su particularidad reside sobre todo en la extrema variabilidad de las precipitaciones de un año a otro y de un lugar a otro. Esta variabilidad provoca a menudo problemas como la desertificación o el descenso de productividad de un terreno. En años buenos, los pastores y ganadores tienden a comprar más ganado. Del mismo modo, algunos granjeros tienden a cultuivar tierras de bajo rendimiento agrícola. Cuando vuelven los años de sequía, esos grandes rebaños ejercen una presión nefasta en la vegetación y las cosechas en esas tierras son malas. Estos dos fenómenos agotan los suelos y los exponen a la erosión. La variabilidad del clima es una de las causas de la desertificación de las zonas semiáridas, pero la presión humana para aumentar la productividad de esas tierras y algunas políticas gubernamentales tienen también repercusiones negativas. Para aumentar las exportaciones agrícolas, algunos gobiernos alientan a los agricultores a cultivar productos comerciales como cacahuete o algodón, que están menos adaptados al clima que otras variedades locales que en cambio se dejan de lado.


pr_utchinson.jpg

¿Qué relación hay entre pobreza y desertificación?

La pobreza surge cuando, para sobrevivir, las poblaciones recurren únicamente a la tierra. Agricultores y ganaderos no tienen otra alternativa que hacer el trabajo que hacen, a menudo en detrimento del medio ambiente. En este contextos, las migraciones pueden tener un efecto beneficioso. El desplazamiento de las poblaciones rurales hacia las ciudades permite diversificar las fuentes de ingresos y reducir la presión sobre las zonas rurales. Sin embargo, las migraciones afectan también a los hogares y las estructuras comunitarias, porque en general quienes emigran son los hombres jóvenes.


¿Es la desertificación un fenómeno propio de los países en desarrollo?

La mayoría de las tierras secas conoce o ha conocido problemas de baja de productividad, incluso en los países desarrollados. Pero los factores que hacen que algunas zonas sean más “resistentes a la sequía que otras”, entre los que figuran el buen gobierno, las economías integradas, las infraestructuras de servicios a punto, el acceso al agua y a otros recursos, etc., son más débiles en los países en desarrollo.

¿Es reversible el proceso de desertificación?

Durante algún tiempo la respuesta era: “Si… si se tiene dinero suficiente”. Hoy en día, la respuesta sería todavía afrimativa, pero un sí que dependería más de las condiciones locales (climáticas, ecológicas, económicas y sociales). Algunos informes indican que la situación puede mejorar sin que sean necesarias inversiones desorbitadas, en particular en el Sahel. Allí, las comunidades locales han unido fuerzas para construir sistemas de control de los recursos de agua gracias a materiales locales (tierra y piedras, por ejemplo), para reducir los escapes y facilitar la infiltración de lluvia. También han plantado más árboles en los campos y alrededor de ellos, lo que mejora el crecimiento de los cultivos y les proporciona forraje, combustible y materiales de construcción. Todos estos ejemplos son prometedores, lo que ocurre es que en cuanto las cosas van un poco mejor, a menudo la gente se imagina que los problemas están resueltos para siempre. Y no es así: en el periodo más reciente, el clima ha sido relativamente favorable, pero nada garantiza que estos avances resistirían una nueva serie de malos años.


Donatienne de San

          

20/03/2008 Consenso Científico sobre la Desertificación

  1. ¿Qué es la desertificación?
  2. ¿Cuál es la relación entre desertificación y bienestar humano?
  3. ¿A quién afecta la desertificación?
  4. ¿Cuáles son las principales causas de la desertificación?
  5. ¿Cómo podrían afectar los diferentes modelos de desarrollo a la desertificación?
  6. ¿Cómo podemos evitar o revertir la desertificación?
  7. ¿Están relacionadas la desertificación, el cambio climático y la pérdida de biodiversidad?
  8. ¿Cómo vigilar el alcance de la degradación de la tierra?
  9. Conclusión

Las respuestas a estas preguntas constituyen un resumen fiel del informe publicado por la Evaluación de Ecosistemas del Milenio y han sido elaboradas por GreenFacts

Arriba

1. ¿Qué es la desertificación?

La desertificación consiste en una degradación persistente de los ecosistemas de las tierras secas producida por las variaciones climáticas y la actividad del hombre. Las tierras secas ocupan prácticamente la mitad de la superficie terrestre del planeta y, en el año 2000, albergaban a un tercio de la población humana. La desertificación afecta al medio de vida de millones de personas en todo el mundo que dependen de los beneficios que los ecosistemas de las tierras secas puedan proporcionarles.

En las tierras secas, la escasez de agua limita la producción de cultivos, forraje, leña y otros servicios que los ecosistemas proporcionan al hombre. Las tierras secas son, por lo tanto, muy vulnerables a un aumento de la presión del hombre y a la variabilidad del clima, en especial las tierras secas subsaharianas y centroasiáticas.

Aproximadamente entre el 10 y el 20% de las tierras secas se encuentran ya degradadas. Además, la desertificación en curso es una amenaza que se cierne sobre las poblaciones más pobres y las perspectivas de reducción de la pobreza. Por todo ello, la desertificación es en la actualidad uno de los mayores desafíos medioambientales y un serio obstáculo a la hora de satisfacer las necesidades básicas del hombre en las tierras secas. Más…

Arriba

2. ¿Cuál es la relación entre desertificación y bienestar humano?

En las tierras secas, la proporción de la población que depende de los servicios de los ecosistemas para cubrir sus necesidades básicas es mayor que en el resto de ecosistemas. De hecho, muchos de sus recursos, como los cultivos, el ganado, la leña y los materiales de construcción dependen del crecimiento de las plantas, que a su vez depende de la disponibilidad de agua y de las condiciones climáticas.

Es normal que se produzcan fluctuaciones en los servicios proporcionados por los ecosistemas, especialmente en las tierras secas, en las que el suministro de agua es irregular y escaso. Sin embargo, cuando los ecosistemas de las tierras secas pierden la capacidad de recuperarse de presiones anteriores pueden entrar en una espiral de desertificación, aunque esto no es inevitable. Más…

La desertificación afecta a un amplio abanico de servicios que los ecosistemas proporcionan al hombre: productos como los alimentos y el agua, procesos naturales como la regulación del clima, servicios inmateriales como el ocio y servicios de apoyo como la retención del suelo. Es posible medir los cambios que se producen y existen métodos para evitar, minimizar o revertir estos cambios.

Las personas a menudo reaccionan a la desertificación explotando tierras todavía menos productivas, transformando los pastos en tierras de cultivo o emigrando a las ciudades y al extranjero. Esto puede acarrear prácticas agrícolas insostenibles, una mayor degradación del suelo, una expansión urbana descontrolada y problemas sociopolíticos. Más…

Arriba

3. ¿A quién afecta la desertificación?

La desertificación afecta al medio de vida de millones de personas, ya que se produce en todos los continentes (salvo en la Antártida).

Las mujeres desempeñan con frecuencia un papel clave en la gestión del agua en las tierras secas (Mauritania)
Las mujeres desempeñan con frecuencia un papel clave en la gestión del agua en las tierras secas (Mauritania)
Fuente: EM

La desertificación se produce en tierras secas de todo el mundo. Aproximadamente entre el 10 y el 20% de las tierras secas podrían encontrarse ya degradadas, aunque es difícil calcular con precisión el alcance de la desertificación, ya que son pocas las evaluaciones exhaustivas que se han llevado a cabo hasta la fecha. Más…

La gran mayoría de las poblaciones de las tierras secas viven en países en desarrollo. En comparación con el resto del mundo, dichas poblaciones están muy atrasadas en cuanto a bienestar humano, renta per cápita y mortalidad infantil. La situación más precaria se vive en las tierras secas de Asia y África. Con frecuencia, las poblaciones de las tierras secas se encuentran marginadas y no consiguen tomar parte en los procesos decisorios que repercuten sobre su bienestar, lo que las hace todavía más vulnerables. Más…

El impacto ambiental de la desertificación va más allá de las zonas directamente afectadas. Por ejemplo, la pérdida de vegetación puede potenciar la formación de nubes de polvo que, a su vez, pueden ocasionar problemas de salud en zonas con mayor densidad de población a miles de kilómetros de distancia. Además, el impacto social y político de la desertificación se hace notar también fuera de las tierras secas. Es el caso de las migraciones humanas de las tierras secas a las ciudades y otros países, que pueden afectar a la estabilidad política y económica. Más…

Arriba

4. ¿Cuáles son las principales causas de la desertificación?

La desertificación se produce por una combinación de factores sociales, políticos, económicos y naturales que son diferentes en cada región.

La erosión y los problemas de retención del suelo afectan a los servicios de los ecosistemas en Burkina Faso.
La erosión y los problemas de retención del suelo afectan a los servicios de los ecosistemas en Burkina Faso.
Fuente: EM

Las políticas que se traducen en un uso insostenible de los recursos y en una falta de infraestructuras contribuyen en gran medida a la degradación de las tierras. La agricultura puede ser beneficiosa o perjudicial, en función de cómo se gestione. Las políticas que fomentan una agricultura sedentaria en detrimento del pastoreo nómada pueden contribuir a la desertificación en las regiones más aptas para el pastoreo. Más…

El proceso de globalización puede contribuir a la desertificación o ayudar a prevenirla. Algunos estudios han demostrado que, en unos casos, la liberalización del comercio, las reformas económicas y la producción orientada a la exportación en las tierras secas pueden potenciar la desertificación. En otros casos, la ampliación de mercados fuera de las tierras secas fomenta asimismo mejoras agrícolas. Más…

A lo largo de la historia, el medio de vida de las tierras secas consistía en una combinación de caza, recolección, agricultura y pastoreo. Esta composición variaba en función del tiempo, el lugar y la cultura, ya que la dureza de las condiciones obligaba a las personas a ser flexibles en el uso de la tierra. El crecimiento de la población ha motivado la expansión de las tierras de cultivo y el riego de estas tierras ha provocado desertificación y otros problemas medioambientales. Más…

Arriba

5. ¿Cómo podrían afectar los diferentes modelos de desarrollo a la desertificación?

Se espera que el crecimiento de la población, junto a una demanda creciente de alimentos, provoque la expansión y la intensificación de los cultivos en las tierras secas. Si no se toman medidas al respecto, la desertificación en las tierras secas pondrá en peligro mejoras futuras en el bienestar humano y posiblemente hará perder el bienestar ganado en algunas regiones.

En la Evaluación de Ecosistemas del Milenio se idearon cuatro escenarios posibles para explorar el futuro de la desertificación y el bienestar humano hasta 2050, e incluso más allá de esta fecha. Los diferentes escenarios parten de un aumento de la globalización o un aumento de la regionalización y de un enfoque reactivo o un enfoque preventivo a la hora de hacer frente a los problemas medioambientales. Más…

Agricultor de Burkina Faso, trabajando como herrero durante la estación seca
Agricultor de Burkina Faso, trabajando como herrero durante la estación seca
Fuente: EM

Los cuatro escenarios prevén un aumento de la superficie afectada por la desertificación, aunque a ritmos diferentes. La pobreza y el uso insostenible de la tierra seguirán siendo los principales generadores de desertificación en un futuro cercano, aunque el cambio climático también influirá. Más…

Las medidas locales de adaptación y conservación pueden atenuar la pérdida de servicios de las tierras secas, pero será difícil revertir las mermas en el suministro de agua y alimentos, así como la pérdida de la biodiversidad que sostiene dichos servicios. Está previsto que aumente la escasez de agua dulce, que ya afecta a entre 1.000 y 2.000 millones de personas en todo el mundo, lo que causaría una mayor presión sobre las tierras secas y, a la larga, agravaría la desertificación.

La Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (UNCCD) sería de muy difícil aplicación en un mundo regionalizado con un enfoque reactivo como el del escenario Orden basado en la fuerza [en]; por el contrario, las perspectivas serían mejores en un mundo globalizado como el del escenario jardín [en], en el que la gestión de los ecosistemas se basa en la prevención. Más…

Arriba

6. ¿Cómo podemos evitar o revertir la desertificación?

Para una prevención eficaz de la desertificación, la gestión y las políticas deben fomentar el uso sostenible de los recursos. Debería anteponerse la prevención a la recuperación, ya que esta última es complicada y costosa.

El abancalado detiene la erosión y retiene el agua de lluvia para el cultivo de olivos (Túnez)
El abancalado detiene la erosión y retiene el agua de lluvia para el cultivo de olivos (Túnez)
Fuente: EM

Para prevenir, detener o revertir la desertificación, se necesitan intervenciones políticas de gran calado y un cambio en la manera de gestionar el problema, tanto a nivel local como mundial. La prevención resulta mucho más rentable que la recuperación, lo cual debería tenerse en cuenta a la hora de tomar decisiones. La lucha contra la desertificación tiene un papel fundamental e imprescindible a la hora de cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que son, entre otros, erradicar la pobreza extrema y garantizar la sostenibilidad medioambiental. Más…

La creación de una cultura de prevención que fomente estrategias de conservación y medios de vida alternativos puede contribuir en gran medida a la protección de las tierras secas, tanto si la desertificación es incipiente como si se encuentra ya en curso. Esta cultura de prevención requiere un cambio de actitud por parte de gobiernos y ciudadanos. Si las poblaciones de las tierras secas combinan su experiencia a largo plazo con la capacidad de innovar, pueden adelantarse a la desertificación al mejorar sus métodos agrícolas y su régimen de pastoreo de forma sostenible. Más…

Las medidas de recuperación y restauración pueden ayudar a restablecer servicios de los ecosistemas que se habían perdido, incluso en tierras ya degradadas. El éxito de las tareas de recuperación depende de la disponibilidad de recursos humanos, fondos e infraestructuras. Además, exige una combinación de políticas y tecnologías y la colaboración estrecha de las comunidades locales. Más…

Arriba

7. ¿Están relacionadas la desertificación, el cambio climático y la pérdida de biodiversidad?

La desertificación reduce la diversidad biológica, que contribuye a muchos de los servicios que los ecosistemas de las tierras secas proporcionan al hombre. La flora y su diversidad son elementos clave para la conservación del suelo y para la regulación de las aguas superficiales y el clima local. La desertificación contribuye además al cambio climático mundial al liberar al medio ambiente el carbono almacenado en la vegetación y en los suelos de las tierras secas.

El impacto del cambio climático mundial sobre la desertificación es complejo y los conocimientos sobre la materia son todavía insuficientes. Por un lado, el incremento de las temperaturas, provocado por un aumento del nivel de dióxido de carbono (CO2), puede tener efectos negativos al aumentar la evaporación del suelo y reducir las precipitaciones en las tierras secas. Por otro lado, un incremento del dióxido de carbono en la atmósfera puede potenciar el crecimiento de algunas especies de plantas.

Los esfuerzos de gestión medioambiental dirigidos a luchar contra la desertificación, conservar la biodiversidad y atenuar el cambio climático están relacionados en muchos sentidos. Por lo tanto, una aplicación conjunta de las convenciones de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación, sobre Diversidad Biológica y sobre Cambio Climático puede proporcionar múltiples beneficios. Más…

Arriba

8. ¿Cómo vigilar el alcance de la degradación de la tierra?

La erosión arrastra la tierra de un agricultor boliviano. Esta erosión se debe con frecuencia a un arado inadecuado
La erosión arrastra la tierra de un agricultor boliviano. Esta erosión se debe con frecuencia a un arado inadecuado
Fuente: EM

Para identificar las prioridades y evaluar el resultado de las medidas de actuación, es importante disponer de datos científicos sólidos y coherentes sobre el alcance de la degradación de los suelos.

Los informes de evaluación anteriores contaban con puntos débiles que les restaban crédito. Para conocer mejor los procesos de desertificación y determinar su alcance, es necesario observar la Tierra mediante aviones o satélites y realizar un seguimiento a largo plazo. Además, para entender mejor el impacto de la desertificación sobre el bienestar del hombre, tenemos que conocer mejor las interacciones entre los factores socioeconómicos y las condiciones cambiantes de los ecosistemas. Más…

La forma de interactuar de diversos factores biológicos, físicos, sociales y económicos sigue planteando interrogantes que reducen nuestra capacidad de evaluar los efectos reales de las políticas en materia de desertificación. Por poner un ejemplo, no se ha estudiado la repercusión de los planes de reducción de la pobreza sobre los servicios de los ecosistemas. También deberá evaluarse el impacto de las ciudades en las tierras secas, que podrían tanto aumentar como aliviar la presión sobre las zonas desertificadas. Más…

Arriba

9. Conclusión

La desertificación es en la actualidad uno de los mayores desafíos medioambientales y un obstáculo importante a la hora de satisfacer las necesidades básicas del hombre en las tierras secas.

La desertificación consiste en una degradación de las tierras en las zonas secas que repercute sobre la productividad biológica y sobre el medio de vida de millones de personas. Se produce por una combinación de factores humanos y naturales que contribuyen a un uso insostenible de recursos naturales escasos.

Aproximadamente entre el 10 y el 20% de las tierras secas se encuentran ya degradadas. Además, la desertificación en curso constituye una amenaza que se cierne sobre las poblaciones más pobres. Los diferentes escenarios que exploran el futuro de la desertificación y el bienestar humano en las tierras secas muestran un aumento probable de la superficie desertificada del mundo. La prevención es el método más eficaz a la hora de combatir la desertificación, ya que los intentos posteriores por recuperar zonas desertificadas son costosos y suelen ofrecer resultados limitados. La lucha contra la desertificación proporciona múltiples beneficios a escala local y mundial; además, contribuye a combatir la pérdida de biodiversidad y el cambio climático mundial.

Los planes para aliviar la presión sobre los ecosistemas de las tierras secas deben ir acompañados de programas para reducir la pobreza, ya que están estrechamente relacionados. Una lucha eficaz contra la desertificación contribuirá a reducir la pobreza mundial y a cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Más…

© GreenFacts 2006. Todos los derechos reservados. Este texto es un resumen fiel del
destacado informe científico de consenso publicado en 2005 por la Evaluación de Ecosistemas del Milenio (EM):
"Síntesis sobre desertificación"
Más...

 
 La Desertificación en el Estado español
 

En el Estado español, la desertificación se ha asociado principalmente con la erosión, especialmente con la producida en áreas sin cobertura arbórea o en climas áridos o semiáridos. Sin embargo, esta identificación no puede seguir sustentándose. De hecho, si aceptamos que la más grave consecuencia de la desertificación es la pérdida de suelo fértil, en España los principales causantes de esta pérdida son tres muy distintos a la erosión: la urbanización excesiva, el hipertrófico desarrollo de las infraestructuras de transporte (en especial de las carreteras) y el uso insostenible del agua.

La desertificación en España no se debe tanto como se piensa a los problemas de erosión en el medio natural. La mayoría de las tasas de erosión que se han estimado en estas zonas están sobredimensionadas por el uso de metodologías inapropiadas, que infravaloran el papel del matorral, incluido el de zonas áridas, o no tienen en cuenta procesos como la sedimentación. Este enfoque clásico, que asocia aridez con desertificación, ha reforzado la percepción errónea sobre muchos matorrales naturales (estepas, saladares, ecosistemas áridos, badlands naturales) como lugares degradados. Esta percepción ha dificultado aún más su conservación, por ejemplo haciéndolos receptores de polígonos industriales, vertidos y todo tipo de infraestructuras, o bien tratando de mejorarlos con repoblaciones arbóreas.

La desertificación no es erosión

No hay que olvidar que la erosión es un proceso que en unas ocasiones se produce de forma natural y en otras es uno más de los diversos impactos negativos provocados por las actividades humanas más diversas, desde las prácticas agrícolas inadecuadas a la construcción de pistas de esquí, los incendios forestales o la construcción de carreteras.

En el Estado español, los principales problemas de erosión del suelo se localizan en áreas agrícolas, por la utilización de prácticas inapropiadas, como la roturación de zonas marginales en áreas de piedemonte, sobre materiales sueltos y altas pendientes, donde las subvenciones europeas han promovido la expansión de cultivos como olivos y almendros en zonas totalmente inadecuadas.

Otra fuente de erosión se debe a la proliferación de grandes extensiones de invernaderos en las sierras costeras del Levante donde, junto a otros impactos como la ocupación de hábitats naturales, se producen activos procesos de erosión y grandes movimientos de tierra, similares a veces a los requeridos por las canteras. Pero estos problemas apenas han suscitado preocupación en las administraciones. Lo mismo cabe decir de los procesos activos de erosión desencadenados por muchas infraestructuras como carreteras, desdoblamientos, autovías o líneas de alta velocidad ferroviaria.

En realidad, los principales problemas de desertificación –entendida como pérdida de potencialidad y productividad de la tierra, y en particular como pérdida de suelo fértil– se deben a procesos diferentes a la erosión. Éstos son el uso insostenible del agua y la pérdida irreversible del suelo fértil por urbanización y por construcción de infraestructuras. A pesar de su enorme repercusión, como en seguida detallaremos, las administraciones no les prestan la atención que requieren. Así, por ejemplo, resulta llamativa y contradictoria la aparente preocupación por la posible erosión en zonas de baja calidad agrícola –como, p. ej. las áreas naturales con margas–, cuando los suelos realmente fértiles de los valles agrícolas están desapareciendo irreversiblemente y de forma acelerada con la fiebre de recalificaciones y autopistas.

 INFORMACIÓN EXTRAIDA DE ECOLOGISTAS EN ACCIÓN.

(5,60 K)

                                                             05/12/2007

CÁRCAVAS DEL RÍO PERALES

UNA SINGULAR FORMA DE EROSIÓN

Surco, canal, zanjón o garganta que forman las aguas circulantes por donde corren durante y después de las lluvias. La erosión por cárcavas es una forma avanzada de erosión por canales, donde la profundidad alcanzada es mayor. En nuestra comarca podemos encontrarlas a lo largo del curso de río Perales, en la zona de El Molinillo, término municipal de Villanueva de Perales y a la altura de Aldea del Fresno. La presencia de cárcavas expresa un estado avanzado y complejo de erosión cuyo poder destructivo local es superior a las otras formas de pérdida de suelo y por lo tanto de mayor dificultad de control

En la cárcava actúan además de la erosión superficial, formas de erosión asociadas al escurrimiento superficial, a la desestabilización de taludes por humedecimiento y sobresaturación y al movimiento subterráneo (tubificación). Se asocian también a los proceso de erosión interna los "descalzamientos" de la base de los taludes de la cárcava provocando desmoronamientos. En suma, en una cárcava se presentan diversos fenómenos de erosión: erosión superficial, erosión interna, descalzamiento y desmoronamientos, generando procesos de alto poder destructivo, que se manifiesta de manera flagrante en enormes superficies, que afectan zonas de producción agrícola, carreteras, obras públicas, etc. En la fotografía se puede observar un ejemplo de carcavas, situado en Aldea del Fresno. A pesar de que se pueden producir desprendimientos no deja de ser un fenómeno geológico de gran riqueza paisajística. Estas cárcavas pueden tener varios metros de ancho y de profundidad, constituyendo pequeños arroyos. Cuando la erosión alcanza niveles de gravedad con la formación de carcavas, éstas pueden controlarse con estructuras transversales (diques) construidas con piedras, troncos y ramas ó mampostería. Estos diques se construyen en forma escalonada dentro de la cárcava, con el objeto de disminuir la velocidad de escurrimiento del agua y retener los sedimentos que transporta. Mediante terrazas ó canales de derivación construidos en la zona superior de la cárcava, se controlan los escurrimientos de agua provenientes de las tierras mas altas y se los desvía, protegiendo la cárcava. Por otra parte las márgenes y la cabecera de la cárcava puede forestarse para su consolidación con especies freatófitas (de ambiente húmedo) como sauces y álamos ó algunas otras especies adaptadas a la zona.

FUENTE:www.la-almenara.com 


©CALALBERCHE.ORG - Ecología y Medio Ambiente - 2007
Jomoga/ 45909Calalberche
E-mail: josemoragarrido@hotmail.com